Tecnología ICE (Intercelular exchange)

Tecnología ICE

A diferencia de otros productos en base a algas marinas, Cropcell® sólo utiliza algas unicelulares, que se cultivan en agua dulce a partir de una cultura parental uniforme.

Cropcell® es absorbido por la planta a través de las hojas o a través del sistema radicular. Una vez dentro de la estructura de la célula vegetal, las células de algas ricas en nutrientes se adhieren a las células vegetales individuales, donde los nutrientes se transfieren de las células de las microalgas a las de la planta de una forma equilibrada.

Este proceso se conoce como intercambio intercelular (tecnología ICE). Las células de las microalgas Cropcell® que no han sido utilizadas por las raíces permanecerán en el suelo y serán utilizadas como fuente de alimento por los microbios del suelo, lo que aumentará en gran medida el componente vivo del suelo y sus propiedades.

Las células de Cropcell® también descomponen los minerales del suelo que están bloqueados o en formas no asimilables, mientras procesan las formas químicas de nutrientes para que sean absorbidas por la planta de la manera más eficiente.

La línea de productos Cropcell® trabaja una solución concentrada de células y extractos celulares que incluyen algas y bacterias unicelulares de origen natural.

Las características únicas de los diferentes tipos de estos organismos vivos hacen que actúen como grandes almacenes de nutrientes dentro de sus paredes celulares, tales como aminoácidos, microelementos y vitaminas.

La Tecnología ICE (Intercelular Exchange) es el mecanismo por el cual se facilita la transferencia de estos nutrientes a las células de la planta.

Corriente citoplasmática

  1. Se le llama corriente citoplásmica porque hay un flujo de un lado hacia el otro.
  2. Los nutrientes fluyen de la parte con más concentración a la parte con menor concentración para lograr el equilibrio.
  3. Se transfieren los nutrientes a las hojas en las cuales los suyos se hayan agotado y estos pasan a otras células
  4. Al pasar los nutrientes de una parte a otra de la planta, completan sus funciones de almacenamiento, crecimiento, regeneración y reproducción.

La corriente citoplásmica es el mecanismo por el cual se transfieren los nutrientes y se produce en las células de la planta, bajo ciertas condiciones.

  • Un sistema de conexión funcional entre dos células
  • Medio circundante de concentración inferior a las dos células.
  • Diferencia en la concentración de los plasmas.

Con la tecnología ICE la diferencia en la concentración de las células de nuestra fórmula (más concentrada) y las de la planta (menos concentrada) da inicio al intercambio de nutrientes intracelular en las hojas. Este proceso también aplica a la transferencia de los nutrientes desde el suelo, entrando por la raíz.

Las células pueden parecer unidades autónomas, pero se forman de diminutos poros en la pared celular, a través de los cuales pasan hebras de citoplasma, estas hebras o filamentos se conocen como plasmodesmos y desempeñan un papel vital en la interconexión entre las células, de forma que el citoplasma permanezca continuo entre ellas.

Bases utilizadas en Cropcell

En la fabricación de productos Cropcell® solo se utilizan las últimas tecnologías disponibles y las materias primas de la más alta calidad.

Esto da como resultado calidad, seguridad y alto rendimiento en todos los productos Cropcell®.

La mayoría de nuetsros productos contienen proteínas, aminoácidos, fitohormonas naturales (citoquininas y auxinas), extracto de células de algas y una fórmula completa de nutrientes naturales.

Los estudios han demostrado que las plantas tratadas con Cropcell® estimulan todos los sistemas de crecimiento y defensa de las plantas, lo que resulta en más volumen y masa de raíces, mayor área foliar, mayor número de flores, frutos y maduración temprana.

¿Por qué usar un nitrógeno proteico derivado de plantas?

¿Está utilizando las cuatro formas de nitrógeno en su programa de fertilidad actual? La mayoría de las personas entiende que las tres primeras formas de nitrógeno son nitrato, amoníaco y urea. La forma de nitrógeno más incomprendida y la más vital es el hidrolizado de proteínas de soja. Es esencial rotar o equilibrar las cuatro formas de nitrógeno en un programa de fertilidad exitoso.

En muchos casos, se ha demostrado que los PH juegan un papel clave como bioestimulantes a través de la modulación de los procesos moleculares y fisiológicos de las plantas que desencadenan el crecimiento, aumentan el rendimiento y alivian el impacto del estrés abiótico en los cultivos ( Calvo et al., 2014 ;  Yakhin et al. ., 2017 )

La incorporación de una proteína Nitrógeno durante períodos de alto estrés es la forma más segura de continuar un crecimiento saludable, incluso durante los momentos estresantes para el cultivo. El nitrógeno proteico nunca se acumulará ni se volverá tóxico en los suelos como lo hizo el nitrógeno sintético en el pasado. 

Tampoco se filtrará de sus suelos, lo que ha causado los problemas con la contaminación del agua subterránea que vemos hoy. Con nitrógeno de proteína de soja, incluso en períodos de frío y en períodos cálidos, la curva de liberación sigue siendo predecible. Las formas amoniacales de nitrógeno pueden causar problemas de toxicidad con las altas temperaturas, y las formas de nitrato de nitrógeno se vuelven poco confiables en sus conversiones durante las temperaturas frías. 

El nitrógeno proteico no contiene ninguno de estos riesgos o factores limitantes asociados típicamente con las formas convencionales de nitrógeno.

“Además, al efecto directo de los pH, los efectos indirectos sobre el crecimiento y la nutrición de las plantas también se demostraron cuando los pH se aplicaron a los suelos y las plantas ( du Jardin, 2015 )”